Articulos

Un sueño llamado Europa

Por Miguel Ángel González Núñez

Profesor de la Facultad de Ingeniería

Universidad Autónoma de Chihuahua

 

¿Me creerían si les digo que existe un lugar en nuestro Sistema Solar que tiene océanos profundos, una atmósfera rica en oxígeno y ese lugar no es la Tierra? El nombre de ese lugar es Europa.

Europa es la sexta luna más cercana de Júpiter, y la más pequeña. Descubierta por Galileo en 1610, su nombre viene para la mitología griega, en honor a Europa, la amante de Zeus. Europa fue la primera luna que se descubrió después de nuestra propia luna y desde hace 400 años hemos estado estudiando ese pequeño punto en el espacio, al principio a simple vista, pero después de algún tiempo empezamos a utilizar tecnología más especializada, como la nave espacial Voyager o la Telescopio Hubble.

Dolby Atmos, sonido envolvente 3D

Dolby Atmos no es, sencillamente, una tecnología de sonido capaz de manejar más canales. Como curiosidad, puede administrar el sonido de hasta 64 canales independientes, pero lo realmente importante de Atmos es que pone a nuestra disposición un número virtualmente infinito de ellos. Y lo hace porque no trabaja con canales: lo hace con objetos. Para entender qué es un objeto podemos imaginarlo, sencillamente, como una fuente emisora de sonido. En una secuencia de una película podemos ver simultáneamente en la pantalla varias decenas de objetos, y todos ellos pueden estar emitiendo sonido a la vez. Esto Atmos es capaz de gestionarlo, pero no lo hace de la misma forma en que lo resuelven otras tecnologías de codificación del audio, como Dolby Digital o DTS.

Los autos del futuro

 Vehículos autónomos.

 La historia dice que el hombre descubrió el fuego, inventó la escritura, la imprenta y el teléfono, llegó a la Luna y desarrolló Internet. Sin temor a exagerar, al listado de grandes logros se les sumará en los libros del futuro el de los automóviles autónomos, es decir, aquellos vehículos que presciden del conductor.

Estos vehículos ya son una realidad. Es cierto que pasarán varios años hasta que se expandan desde los países más hasta los menos desarrollados, pero indefectiblemente son el futuro de la movilidad. Cambiarán por completo la manera de ir de un punto hacia otro: lo harán de un modo más seguro, limpio y eficaz que en la actualidad.

Página 1 de 2